"Se trata de una contaminación por materia orgánica", explica Saturnino Barbé, coordinador de Ecologistas en Acción en el Bajo Cinca. El vertido, cargado de bacterias, se realiza a escasos metros del canal de aguas bravas donde suelen ejercitarse grupos de piragüistas.

Leer más >>>

heraldo.es