La historia de Belver de Cinca la conocemos hoy gracias al historiador y cronista Francisco Castillón Cortada, especializado en el estudio de los pueblos de la ribera del Cinca. En el año 1975 publicó, en la revista de Monzón “Ecos del Cinca”, la historia de Belver, de la cual se ha obtenido gran parte de la información histórica aquí escrita.


ÍBEROS, ROMANOS Y ÁRABES
La villa de Belver de Cinca fue fundada por los Templarios de Monzón en el año 1240 en un lugar ya conocido con el nombre de Belver, donde existía una torre o partida, significando así Belver castillo o lugar de vigilancia.
En la época de los íberos, existieron dos poblados ilergetes: Ficena y Orsuyera, muy cerca de lo que hoy es Belver, siendo testigos los restos aparecidos: unas losas funerarias en Ficena, sepulturas, un puente prerromano en la huerta y las ruinas de Orsuyera. Calavera y Valonga ya existían en este periodo, donde también fueron encontrados un cementerio, una gran sepultura noble y varias cerámicas.
Los romanos dejaron también huella en el término municipal de Belver, el cual estaba atravesado por varias vías romanas como el conocido camino de Tarragona, ramal de la Vía Imperial, empedrado hasta principios del siglo XX, la vía comercial de Fraga a Monzón, con los puertos fluviales de Albalate y Ballobar y la vía romana de Fraga hasta Castro, con paso por Valonga donde, según Ayneto, existió la “balsa de los caballos”, con una mansión romana para las legiones. Cada vía tenía su puente, destacando en Belver el puente romano de El Pas. Los romanos ampliaron y edificaron la villa de Ficena y construyeron la acequia de Ripol, desde Cofita a Osso, regando la huerta belverina.
Con la invasión musulmana (año 714), el término de Belver fue transformado de nuevo, con las acequias de Alcabón y Almanera, la construcción de una mezquita en la antigua Orsuyera, casas y villas árabes en el llamado “barranco de los Moros” y en  Calavera, donde se formó un nuevo poblado. Cultivaron toda la huerta junto al Cinca, llamado por los árabes Narh-al-Azeytun (río de los olivos) y convivieron tres culturas: árabes, cristianos y judíos.


RECONQUISTA Y FUNDACIÓN DE BELVER DE CINCA (año 1.240)
Con la Reconquista, Belver entra a formar parte del reino de Monzón en el año 1089, repoblado con señores altoaragoneses pertenecientes a la Orden del Temple . En el año1134, tras la Batalla de Fraga, hasta entonces villa musulmana, Alfonso I cruzó la ribera herido de muerte y se afirma que murió en Valonga y no en Poleñino, aunque no es un hecho del todo cierto. En el año 1212, Pedro II, el Católico, cedió Valonga al Temple y en el año 1240, los freires de la Orden deciden fundar el actual Belver, uniendo las antiguas villas de Ficena y Orsuyera.
Se construye en el año 1240  la iglesia de San Juan, primero parroquia y después oratorio del Comendador, situada en la actual calle del mismo nombre, en pie hasta el siglo XVIII. Únicamente aparecieron restos humanos en las inmediaciones al instalar la red de agua y alcantarillado. También se abre en ese año la Acequia del Comendador, desde Albalate hasta Osso, cuya  propiedad fue siempre del Comendador de Belver y construyen un caserón templario al sur de Valonga, cuyas piedras fueron aprovechadas para hacer refugios de pastores.


LA ORDEN HOSPITALARIA DE SAN JUAN EN BELVER
En el siglo XIV la Orden del Temple entra en decadencia debido a la calumnia que inventaron Felipe el Hermoso, Jaime II, el Justo y el papa Clemente V, los cuales acusaron a los templarios de herejes. Los templarios se encerraron en los castillos de Monzón y de Chalamera, en defensa propia, pero fueron todos capturados y apresados en los calabozos del castillo de Belver, situado en la actual Casa Camilo y cuyas mazmorras del siglo XIII se conservan todavía. Allí estuvieron presos hasta el Concilio de Tarragona (1312), siendo juzgados y declarados inocentes. Los templarios de Belver abandonaron la villa y se marcharon hacia Zaragoza, Barcelona, Chalamera y Gardeny.
Inmediatamente Belver entra en manos de la Orden hospitalaria de San Juan de Jerusalén y se crean dos Encomiendas: Belver-Chalamera, con Santa Lecina y Estiche, y Calavera-Valonga, con San Miguel, el Pas y Peñarroa. Existe el listado de comendadores de Calavera: Martín Dause (1505), Lupercio de Pueyo (1575), Miguel Ciria (1632)... siendo el último José Cuber en 1765.
La Encomienda de Belver se inicia en el año 1441, tras crear a su vez su abadiado, formulando el 25 de abril de 1469 la nueva “carta pobla” de Belver, escrita en latín y aragonés – lemosín. En ella se nombran las posesiones del comendador, entonces Frey Juan de Estardes, los derechos de los vecinos, el uso de molinos, cultivo de tierras, los impuestos y la fidelidad de los vecinos al Comendador, aspecto que no se cumplió y surgieron varios roces a lo largo del siglo XVI. El comendador pasa a residir en Belver y se construye un palacio sobre la base del anterior castillo templario (Casa Camilo).
En el siglo XVI Belver formaba una muralla con sus edificios y muros, abierto con varios portales como el de Arriba o el del Torno. El antiguo hospital de pobres y peregrinos, convertido después en lazareto de enfermos contagiosos se mantuvo hasta 1783 . En el año 1583 se coloca la primera piedra de la actual iglesia de la Asunción, construida por el pueblo porque el Comendador no les dejaba entrar en la de San Juan cuando ellos querían. El edificio tuvo el cementerio adosado hasta el siglo XVIII. En el año 1585 Felipe II visitó Belver y su cronista Enrique Cock dejó escrito lo siguiente: “Domingo ocho, por mandato del señor Tisnacq fui adelante para ayudar a hacer las cosas y caminé dos leguas hasta Belver, pueblo opuesto hacia el ocaso del invierno, a mano izquierda del río Cinca y es de setenta vecinos, muy deleitoso por razón de su sitio...”.
Del siglo XVI queda en Belver parte de la portada de “Casa Batista”, los restos de la antigua fuente en el camino del río y las ruinas del antiguo caserón renacentista de Peñarroa, muy transformado.
Belver tuvo tres ermitas: la de San Miguel, medieval, situada junto al río Cinca en la antigua cañada (camino hacia el río), con cofradía y  romería el 2 de mayo y las ermitas de Santa Ana y de N. S. de Gracia, ambas dentro de la villa, hoy desaparecidas.
También tuvo Calavera la ermita de San Salvador, en el lugar donde se ha proyectado la construcción de un pantano, con un valioso retablo y con romería el día de Pascua de Resurección, de la que resta su base y algunos sillares.
En la Guerra de 1642, cuando Felipe IV se enfrentó con Cataluña, Belver no entraba en guerra pero por su situación fronteriza vio expoliadas la iglesia parroquial, la ermita de San Miguel, el palacio del Comendador y las casas principales. Estos saqueos se repiten con la Guerra de Sucesión en el año 1700, cuando el palacio del Comendador fue convertido en un cuartel para alojar a las tropas.
Francisco Castillón incluye en “Ecos del Cinca” la ceremonia de presentación del Comendador de Belver correspondiente a 1796, exactamente el 7 de junio del mismo año. En primer lugar, el comendador hizo posesión del lugar en el Ayuntamiento, ante los alcaldes Manuel Cregenzán y Ramón Soldevilla, los regidores Antonio Ríos y Miguel Soldevilla y el síndico procurador Antonio Alaiz y a continuación, junto al Abad subexecutor Frey Don Luis del Campo, se le otorgaba en la plaza pública las calles, plazas y suelo de la villa. Tras este acto, el comendador realizaba una oración en la iglesia parroquial con el vicario Don Juan Alaiz dándole posesión del templo. Tras esta ceremonia se dirigía la comitiva hasta la antigua iglesia de San Juan y se le daba también su poder junto al palacio, las cárceles, los hornos, los molinos de aceite y de harina y las tierras mensales. En la plaza pública, ante los vecinos, el Comendador desenvainó su espada y la esgrimió al aire para tomar posesión de la jurisdicción criminal, tras la cual, en la sala capitular del Ayuntamiento, el Comendaror hizo los juramentos civil y de fidelidad de mano y boca , jurando los regidores, alcalde y concejales, sobre la Cruz del hábito, su legitimidad al señor. Tras este acto, el comendador nombró alcalde a Miguel Soldevilla.
Algunos comendadores de Belver fueron: Juan de Estardes (1462), Juan de Eguaras (1552), Pedro Aymar (1601), Ignacio de Lores (1714), Manuel Dolz y Ramón Ximénez de Embún (1796)...
Los seis años que duró la Guerra de la Independencia (1808-1814) afectaron de nuevo a Belver con diversos ataques a la villa. Belver jugó un papel muy importante contribuyendo en los gastos de la guerra y ayudando a la tropa imperial, llegando a vender tierras comunales para obtener beneficios.


BELVER DE CINCA DESDE 1.835
Hasta el año 1835, la Orden de San Juan tuvo el poder de las tierras de Belver, las cuales, tras la Desamortización de Mendizábal, fueron adquiridas por el Marqués de la Cerrajería de Madrid por 16 onzas. Las tierras de la Encomienda fueron divididas en cinco partes para sus cinco sobrinos, dando como resultado las cinco fincas actuales: Monte Julia (fue llamado también Monte Serafina), Valonga, Peñarroa, San Miguel y El Pas. La acequia del Comendador pasa al poder de los ayuntamientos de Albalate, Belver y Osso.
En 1836, durante el reinado de Isabel II, Aragón se vio afectado por los movimientos carlistas de Cataluña, sufriendo Belver diversos saqueos. Belver no entró a formar parte del Frente Común constituido en el Cinca contra los carlistas, pero en 1838, cuatro belverinos fueron a prisión por unirse al enemigo y colaborar en los saqueos. En 1843, con la Regencia de Espartero, se venden las tierras del clero de Belver, del llamado Beneficio de N.S. del Rosario, por 17.350 reales de vellón y en este mismo año, Juan Gutiérrez, vecino de Belver, fue nombrado representante de Fraga a favor del Liberalismo durante los pronunciamientos liberales del Bienio Progresista.
En 1855 el cólera llega a la ribera del Cinca y Belver sufre la epidemia con 501 personas afectadas y 80 muertos, recibiendo de la reina Isabel II  1000 reales para combatir la epidemia. En 1872, tras la Organización del II Congreso de la Internacional de trabajadores de Zaragoza, Belver crea la Federación Local Obrera, dedicada a la educación laboral de los trabajadores y vecinos de Belver.
En los Montes de la Encomienda cazaron varios reyes como Alfonso XIII, el último rey que cazó aquí, alojándose en el viejo caserón de Peñarroa cuando inauguró el Canal de Aragón y Cataluña en 1906. De este canal parte el canal de Zaidín, el cual puso en riego los campos de la margen izquierda del Cinca, entre ellos Belver.
Finalmente, del siglo XX podemos destacar dos acontecimientos: por un lado, la Guerra Civil de 1936, conflicto que dio como resultado pérdidas humanas, destrozos en viviendas y en la parroquia; y por otro lado la emigración, fenómeno que empezó tras el conflicto y que duró hasta los años 70, siendo numerosos los belverinos que emigraron hacia las zonas industriales, principalmente hacia Cataluña.

 


BIBLIOGRAFIA

- CASTILLÓN CORTADA, F. Historia de Belver de Cinca. Revista Ecos del Cinca. Monzón 1975.
- HERALDO DE ARAGÓN. El legado histórico y antropológico de Belver de Cinca. Reportaje publicado el 21 de febrero de 1999.
- COSTA FLORENCIA J. La ciudad de Fraga y su partido judicial durante el reinado de Isabel II (1833-1868). Huesca 1994.
- IGLESIAS COSTA M. Arte religioso del Alto Aragón Oriental. (Cap. La iglesia de Belver de Cinca). Vol.2/1. Gobierno de Aragón. Zaragoza 1998.
- BENITO, M. Historia de Belver de Cinca. Extracto publicado en el Diario del Altoaragón del 15 de Junio de 1997. Huesca.
- PALAU SAMPIETRO, M. Coplas, gentes y relatos de la Ribera del Cinca. Ed. Égara. Tarrasa (Barcelona).1990.
- V.V.A.A. El aragonés Cosme Bueno y la Descripción geográfica del Río de la Plata (1768-1776). Instituto de Estudios Altoaragoneses. Diputación de Huesca 1996.

Resumen : Angel Ferrer